La Federación de Empresarias, Directivas y Profesionales de España BPW Spain ha hecho público su informe anual sobre las diferencias salariales entre hombres y mujeres, que se sitúa actualmente en el 18,36%.

La Federación que reúne a asociaciones de mujeres empresarias, directivas y profesionales de toda España ha dado a conocer su informe anual sobre brecha salarial que cada año elabora en torno al día por la igualdad salarial que se celebra el 22 de febrero.
En él se señala el sonrojante dato de que la diferencia salarial entre hombres y mujeres se sitúa actualmente en un 18,36%.

La Federación destaca que aunque el indicador ha descendido en los últimos años, su persistencia en niveles inaceptables invita a la acción a todos los agentes económicos. En efecto, como indica el informe, en la serie 2016 -2020 la brecha ha tenido una tendencia a la baja.
Si en 2016 esta suponía el 22,3%, la brecha pasó al 18,36% en 2021. El descenso es real pero tan ligero que, de seguir así, tardaríamos más de dos décadas en acabar con esta brecha.

Demasiados indicadores desfavorables

El informe, que ha sido elaborado a partir de los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística en su última Encuesta de Estructura Salarial (EAES), señala otros aspectos que evidencian una realidad laboral desfavorable para las mujeres españolas:
• Salarios más bajos. El 25% de las mujeres tienen un salario anual menor o igual al SMI (salario mínimo interprofesional), frente al 10.7% de los hombres.
• Peores condiciones contractuales. Cuando se analizan los salarios en función del tipo de jornada y contrato, se observa que en todos los casos las mujeres cobran menos. Ellas acumulan jornadas parciales y suman menos contratos indefinidos. En estos últimos, las diferencias entre sexos se disparan hasta el 19,92%.
• Peores jubilaciones. Las diferencias en las pensiones por jubilación, también evidentes, son una traducción de esta realidad puesto que la brecha se incrementa a medida que avanzan las carreras profesionales.

Por comunidades autónomas, las diferencias en la brecha salarial vienen determinadas por la diferente estructura del empleo. Así la brecha presenta sus datos más bajos en la comunidad autónoma de Canarias (10,3%), seguida por Extremadura (13%) Illes Balears (13,7%) y Castilla-La Mancha (15%). A pesar de esta buena posición, se trata de comunidades que muestran una tendencia preocupante pues han visto incrementarse la brecha en los últimos años: Canarias ha pasado de un 9,9% en 2020 a un 10,3% en 2021 y Castilla La Mancha de un 13,6% a un 15%.

En España hay siete regiones que aún superan el 20% de brecha salarial. Se trata de la Comunidad Valenciana (20,2%), Rioja (20,2%), Castilla y León (20,8%), Cantabria (20,9%), Murcia (21,4%), Navarra (21,6%) y Asturias (23,2%).
Un coste de oportunidad demasiado alto.

La brecha salarial es, a juicio de Eva Blasco García, presidenta de la Federación de Empresarias, Directivas y Profesionales BPW Spainun indicador que todos los agentes económicos deberían estar interesados en eliminar. “Estamos hablando de mucho más que de una cuestión de equidad —comenta la empresaria valenciana—. Se trata de un coste de oportunidad demasiado alto para nuestra economía. Es obligación potenciar el desarrollo laboral femenino, incrementar la tasa de empleo, las horas trabajadas y la remuneración en aras de una mejora de nuestra productividad”.

***

NDCS forma parte de las asociaciones vinculadas a BPW SPain.
La Federación de Empresarias, Directivas y Profesionales de España / BPW Spain es una organización fundada en 2007 para reunir a las diferentes asociaciones españolas de mujeres empresarias, directivas y profesionales de diversos territorios.